Biniarbolla, licores artesanos, por Ague Pons

Biniarbolla

Biniarbolla es una de las empresas licoreras más antiguas de Menorca. Fue fundada por Lorenzo Quintana hace más de 20 años, y es el único licorero con carta de maestro artesano de Baleares, tradición que siguen su hija Cristina y su mujer Magda Pons. Estos licores artesanales se fabrican por maceración de las frutas y hierbas aromáticas en alcohol de remolacha durante varios meses y son embotellados con el proceso de lacrado y sellado en diversos formatos, representando la calidad y aromas de nuestra gastronomía. El proceso, al que no se incorporan ni aditivos ni conservantes artificiales, se remonta siglos atrás y se debe a los miembros de órdenes religiosas de la isla, especialmente a los monjes, que producían estas bebidas digestivas y medicinales.

Los licores que produce Biniarbolla contienen la esencia de los frutos de los huertos orgánicos de sus propietarios, y de diversas hierbas silvestres recolectadas en el campo menorquín. Las principales variedades son: licor de hierbas dulces o semidulces, de Camomila, de limón y de Mandarina.

Licor de Hierbas:
Tanto las hierbas dulces como las semi dulces llevan como base una maceración de diecisiete tipos diferentes de plantas, tanto medicinales como aromáticas (camomila, anís estrellado, mejorana, menta, eucalipto, hinojo, laurel, tomillo, espliego, laurel limonero, naranjo, pino), de unos tres a seis meses de duración. El proceso de maceración hace que se conserven todas las cualidades medicinales de estas plantas por lo que los licores destacan por ser digestivos, relajantes y curativos en temas estomacales. Son ideales para servir después de comidas copiosas o pesadas ya que ayudan a la digestión y calman la sensación de empacho.

Licor de Camomila:
Se elabora con el mismo proceso de maceración, pero únicamente con la camomila autóctona de Menorca, que es más amarga y aromática que la de la península. Esta planta destaca por su poder digestivo y sedante por lo que es perfecto para tomar después de la cena o antes de acostarse.

Biniarbolla camomila

Licor de Limón:
Con un sabor contrastado entre dulce y amargo, se fabrica con limones de cosecha propia recogidos en mismo día de su maceración. Para conseguir el punto justo de amargo los pelan y quitan toda la piel blanca aprovechando tan solo la fina capa superior amarilla, que le da aroma y color, y la pulpa, que proporciona el sabor intenso.
Es ideal para tomar muy frío y a todas horas por ser refrescante y con un sabor fresco y agradable, aunque también es muy usado en repostería, para hacer sorbetes, postres frescos, helados y mouse.

Licor de Mandarina:
El licor de mandarina es el primer licor que hizo esta empresa familiar. Se puede encontrar en dos graduaciones, una de 37 grados utilizado tan solo en repostería (en restaurantes) y en 21 grados, que es el que se consume normalmente. Su sabor es muy refrescante y a la vez encontramos en él la característica de esta fruta ácida y dulce, todo un contraste muy especial para disfrutar en postres, sorbetes o simplemente con hielo. También se fabrica con mandarinas de cosecha propia.

Licores Biniarbolla está en la calle Banyer 60, de Alaior

Artículo publicado por Ague Pons Villalonga en su blog Ses Cuinetes d’Ague

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: