Altra greixera de cap i peus de tocino (30), por Rosa Rotger

Greixera de cap i peus de tocino 30

La bloguera Rosa Rotger, en su blog Tiberis, publica una receta tradicional de Menorca, que aparece en al libro Art de la Cuina, de Fra Roger. Es la número 30 “Altre greixera de cap i peus de tocino”. Así nos lo cuenta:

Para los que no habéis oído nunca la palabra greixera, os sonara a chino. Existen varios platos menorquines que llevan esta palabra delante. En una entrada anterior de mi blog lo explicaba: pincha aquí La greixera es una especie de pudding, de textura algo blanda y húmeda, que se hace con queso tierno de Menorca y manitas de cerdo, aunque también se le pueden poner trozos de sobrasada. Hay que decir que el queso en estos meses de invierno es cuando está en su mejor momento. El campo esta precioso y los pastos que comen las vacas hace que la leche sea de gran calidad.

Este plato se elaboraba antiguamente, y continúa elaborándose, en tiempo de Carnaval, en lo que en Menorca se llaman esdarrers dies, y se decía que había que preparar el cuerpo para pasar la abstinencia, que se iniciaba cuando llegaba la Cuaresma . Curiosamente esta receta ya aparece en Art de la Cuina, libro de cocina menorquina del siglo XVIII escrito por Fra Roger, monje franciscano nacido en Ciudadela en 1704. Es la receta número 30 “Altre greixera de cap i peus de tocino”. Vamos con ella:

Necesitaremos: 1/2 k de queso tierno de Menorca mitja salera (media sal), 1/2 k de manitas de cerdo, 4 huevos, medio panecillo mojado de leche y escurrido o 3 cucharadas de harina, 1 ajo pequeño, 1 trocito de panceta de cerdo a trocitos (optativo), sal y grasa de cerdo

Elaboración:
Tendremos las manitas de cerdo cortadas por la mitad, puestas en remojo. Una vez limpias las pondremos a hervir con sal hasta que estén tiernas. Deshuesamos las manitas y reservamos. Nos disponemos a rallar el queso (mejor si lo hacemos de un día para otro para que se seque un poco). Cortamos el ajo a trocitos pequeños y mezclamos con los huevos batidos, el queso y la panceta. Añadir la harina y el pan rallado (yo he puesto 3 cucharadas de harina, pero depende mucho de lo líquida que quede la masa, sobre la marcha). Probar de sal. Ahora ponemos la mezcla en una cazuela de barro untada de grasa de cerdo. Se pone en el horno a 180º hasta que coja color y si al pincharlo con un palillo sale limpio, estará lista. Si nos coge mucho color y vemos que no está cocido, lo tapamos. Se puede comer templado o frío.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: